Las 10 cosas que les gustan más a los perros

¿Te habías parado a pensar en cuáles son las 10 cosas que les gustan más a los perros?

 Hoy te voy a hablar de todo ello, conociendo que es lo que harían ¡si no les riñeras y pudieran hacer lo que se les antojara! Conocerás más cosas sobre tus mascotas, tan queridas, y seguro que ahora comprenderás muchas cosas acerca de sus caracteres, gustos y manías.

A la hora de dejarles hacer sus aficiones preferidas, piensa que todo debe hacerse con mesura. Si son exagerados y te sorprenden con obsesiones, siempre tendrás que buscar la ayuda de un entrenador, pero si tu perro se muestra calmado/a y siempre con unas emociones naturales y saludables, no tendrás de lo que preocuparte. Aunque estas son las 10 cosas que les gustan más a los perros, tienes que saber que puede (como es normal) que a otros no les gusten, siendo cada perro único y ¡diferente! Pero igual de especial.

  • ¡La irresistible afición por lamer y comer hielo! Uno de los principales motivos por los que  a ellos les apetece siempre comer hielo (con y sin sabor) es porque su temperatura corporal es mucho más alta que la nuestra, siendo necesario en los días de más calor, la ayuda de este alimento para evitar golpes de calor y también fatiga intensa. Eso sí, debes dárselo de manera que no tenga que comérselo muy rápido, dosificándolo para evitar que tenga algún corte de digestión o vómitos. Normalmente un cubito es suficiente, recuerda que ellos son muy golosos y que ¡se comerían varios  a la vez si los dejas! Deja los cubitos para el verano y los días intensos de calor o para cuando hagáis viajes en vehículo, será una sabia manera de ayudarle a refrescarse sin peligros y evitar los mareos que a ellos les suelen dar en viajes largos.

 

  • La carne fresca recién cocinada. No hay nada que más les guste como la carne fresca recién cocinada. Recuerda, que de hecho, es uno de los prototipos de alimentación más saludables para ellos. Como ellos descienden de los lobos, es normal y predecible que la carne fresca sea uno de los pilares principales de su dieta ¡siendo totalmente comprensible que ellos la amen! Pueden tomar desde buey, a cordero, carnes de aves magras, pollo, evitando el cerdo crudo, ya que podría contribuir a que ellos adquieran parásitos. Proporcionarles carne fresca cocinada todos los días como base de su dieta con una proporción pequeña de cereales como el arroz, y alguna legumbre y verdura tales como las zanahorias, los guisantes y las judías cortadas en trocitos menudos, será una manera ideal de apostar por una dieta equilibrada y totalmente saludable en la que le darás una calidad de vida mucho más duradera.

 

  • Robar objetos blanditos y esconderlos. Otra de las aficiones más populares y que ellos aman es ¡robar objetos blanditos! Todos estos pueden ser los almohadones así como las zapatillas, las mini almohadas para las cervicales y los peluches. Podrán jugar con ellos, mordisquearlos, y también jugar a las peleas, así que serán sus juguetes preferidos. Los cachorros lo harán con mayor probabilidad, tan sólo porque están cambiando los dientes de leche. El dolor que esto le provocará causará que sientan el impulso de morder ¡muchas cosas! Aliviando así la ansiedad. Como ves, todo se entiende mucho mejor, sabiendo las motivaciones que tienen. Un perro que es feliz, al fin y al cabo no se siente temeroso, sino libre de actuar según lo que siente. Corrigiéndolo solo en los momentos en los que realmente está haciendo algo nocivo, te ayudará a vivir con un perro que realmente está disfrutando de su vida, queriéndote como su familia.

 

  • Rascar la cama y el sofá donde van a dormir. Aunque muchas personas piensan que es porque están nerviosos, nada más lejos de la realidad. Los perros rascan su cama y dan vueltas antes de acostarse, debido a un instinto antiguo en el que tenían que buscar un lugar protegido para dormir y no ver su seguridad comprometida por depredadores. Como sus antepasados, hacían huecos en la tierra, también para camuflarse y protegerse del frío o del viento, ellos intentan rascar fuertemente con las patas por ese mismo motivo. Si ves que hacen eso, no les riñas, verás que a los pocos segundos, ellos se tranquilizaran y quedarán tumbados, comenzando a dormir. ¡Como ves todo tiene su explicación!

 

  • Enterrar objetos en el jardín. El enterrar objetos en el jardín es otra de las actividades que a ellos más les gustan también. Algunas veces estos objetos pueden ser desde huesos  a cerámicas, un manojo de llaves, prendas de ropa, zapatos o incluso zapatillas. La mayoría de los perros lo hacen porque ven a ese objeto de su posesión, teniendo un olor que les gusta, de su amo/a, para ellos también hay objetos que son como un tesoro. ¡Por lo que no debe extrañarte que sólo quieran guardarlos para que nadie más los toque! Si lo hacen de manera aislada, no deberás preocuparte, pero si es un acto que les nace hacerlo de manera compulsiva, entonces sí tendrás que acudir a un adiestrador canino. Ellos se ocuparán de que se comporte de una manera clara sin ningún tipo de problema ni manía. Un perro sano, siempre será inquieto, por lo que no deberá preocuparte que corra, revuelva y olisquee e varios lugares del jardín e incluso en la tierra. Es su manera de aprender. Recuerda que los perros entienden el mundo por el olfato, así como nosotros oímos y hablamos. Un perro de cualquier edad, puede llegar incluso a entender las emociones que han ocurrido en un lugar determinado, ¡por los olores que encuentre! ¡Imagina! Ahora entenderás porque necesitarán explorar todo.

 

  • Embadurnarse en la tierra y el lodo o dar vueltas en la hierba. Algunos perros adoran hacer esto únicamente porque les ayuda a sentirse frescos. Lo mismo pasa con el lodo que tiene, para la mayoría de los animales, un efecto protector y refrescante en la piel. Algunas veces cuando un perro se recuesta panza arriba en la hierba es porque necesita mimos y quiere que se le frote la barriga. ¡Son tan divertidos!

 

  • Acostarse y sentarse a tu lado. Los perros también necesitan sentirse queridos, y demostrar cuando aman a sus familias. Uno de los gestos de aprecio y cariño que ellos más quieren es acostarse y sentarse al lado de sus amos. Como sabes, los perros suelen ser más cariñosos que otras mascotas como los perros. Por ello, desde cachorros, habrás notado que siempre ¡te buscan!, subiéndose a la cama o al sofá para estar a tu lado. Es cómo ellos se sienten bien y ¡es que adoran estar acompañados!

 

  • Olfatear nuevos árboles y parques. Al igual que las personas, los perros disfrutan con el descubrimiento de nuevos lugares para pasear. Algunos sí puede que sean más miedosos, sobre todo en viajes largos en coche y sientan rechazo a andar durante los primeros minutos, pero una vez ¡se sienten confiados, disfrutan como un niño pequeño! Sorpréndelo/a de vez en cuando, yendo a un nuevo parque, a una nueva playa y entonces… ¡será uno de los perros más felices del vecindario!

 

  • Asomar la cabeza por la ventanilla del coche y correr en la playa. Otra de las aficiones de la mayoría de perros es asomar la cabeza por la ventanilla en los días calurosos del verano. ¡Es genial sentir ese viento en el hocico, ya que para ellos es toda una experiencia positiva! Además de que se sienten más frescos (el calor de dentro del automóvil lo acusan más que las personas, sentándole peor), pueden percibir todos los olores de las zonas por donde está pasando el coche, haciendo que sea una vivencia muy divertida. Eso sí, debes vigilar que el hecho de que asome la cabeza no sea un peligro ni para tu mascota ni para otros conductores. ¡Eso es principal! El correr por la playa, también es algo que ellos aman profundamente. Asegúrate que la playa donde paseéis sea apta para perros y de este modo no os expondréis a un “tirón de orejas” y a quejas o denuncias expuestas por otros usuarios. La playa así como el mar, también es liberador para ellos, haciendo que se relajen y que disfruten al aire libre. En el medio natural, no es recomendable que les tires palos, puesto que al morderlos las astillas podrían clavárseles o tragarlas, produciendo rasgaduras en el sistema digestivo, sobre todo en el intestino. Siempre es mejor que lleves contigo su juguete preferido. Podrá ser un nudo de morder, una pelota, ¡lo importante es que sea seguro!

 

  • Las caricias en las orejas. ¡Los perros enloquecen por las caricias en las orejas! Y es que para ellos es algo muy relajante. ¿Habías oído hablar alguna vez de los masajes y preso terapia para perros? ¡Ahora es una realidad que ofrecen en grandes ciudades como Nueva York o Londres! Las caricias en el lomo o las orejas, además, crean un vínculo afectivo inmediato entre el perro y su amo/a, haciendo que incluso haya una relación de comunicación no verbal más rica. Muchas personas hablan acerca de si es bueno hablarles, así como acariciarles o abrazarles. Y la verdad es que ¡a ellos les encanta escucharnos! No te olvides, siempre, de jugar con tu perro, de pasar tiempo con él, ya que ellos también sienten si son queridos o no. El aprender a querer a un animal es también una hermosa lección de vida que te ayudará a ser mucho más humano, viviendo en total consonancia con la naturaleza.